Estudio_Jurídico_6701.JPG

Comunidad Legal

Un paso hacia la tuición compartida... real

mv.png

Ante el requerimiento de un padre que buscaba que se estableciera vía judicial, el cuidado personal compartido respecto de su hijo, en razón de no querer perjudicar a la madre a través de un cuidado personal exclusivo, se demandó su ejercicio en sede de tribunales de familia.

Tal solicitud fue rechazada en primera instancia.  Lo anterior no debe llamar a sorpresa, dada la permanente lectura de los tribunales, de que el cuidado personal compartido solo es posible de establecer en caso de mediar acuerdo entre los padres, y que a su vez el derecho al cuidado personal le asiste preferentemente al progenitor que haya configurado la situación de residencia con el menor, que en este en este caso fue la madre. De esta forma, solo sería admisible la aprobación en sede judicial de un acuerdo previo de cuidado personal compartido, entre los padres.

El deseo de la oficina de abogados Marisol Valladares, la llevó a definir una estrategia basada en su convicción por un lado y en el texto legal por otra.

En su parecer, no existe norma alguna en el ordenamiento jurídico, que prohíba de manera absoluta el ejercicio judicial del cuidado personal compartido, y en razón de aquello,  los criterios adoptados por nuestros Tribunales en estas materias, estarían errados.

La aplicación errada de las normas del Código Civil, que regulan el ejercicio del cuidado personal, se estimó contradecir y vulnerar diversas garantías constitucionales y principios contenidos en tratados internacionales sobre derechos humanos, como la igualdad entre ambos progenitores, el derecho a la tutela judicial efectiva, y el Principio de Coparentalidad.

En este contexto, el primer paso fue presentar un requerimiento de inaplicabilidad por inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional.

 

Tal requerimiento no fue acogido. El detalle de los alegatos se presenta de forma completa en el video que puede descargarse del siguiente link:

 

https://www.youtube.com/watch?v=o45rKalUA2A

 

La misma convicción y lectura de la ley, llevó al equipo a insistir por medio de un recurso de casación en el fondo ante Exma. Corte Suprema.

La Excelentísima Corte Suprema, concluye que por no existir disposición alguna que prohíba el ejercicio de la acción impetrada, es de competencia de los Juzgados de Familia entrar a conocer de la misma, revocando así la resolución impugnada que no admitía a tramitación la demanda de cuidado personal compartido.

El texto de la sentencia de la Exma. Corte Suprema se puede apreciar en los siguientes documentos. 

 

-Fallo Corte Suprema

-Fallo reemplazo Corte Suprema

 

El resultado del juicio de cuidado personal no está definido, sin embargo los resultados alcanzados, han abierto la puerta para permitir que nuestros tribunales puedan también pronunciarse respecto al régimen de tuición compartida, formato de relación familiar que si bien no es perfecto, para muchas familias puede ser una oportunidad de mejorar su calidad de vida y, mejor aún, de la vida futura de sus hijos.